Una monja en la familia

Pobre de la monja que tenga la osadía de meter la mano entre sus piernas a menos que no sea para asearse, cuando pruebas una sola vez la masturbación no hay marcha atrás y tarde o temprano volverás a pecar. Hace poco encontré un diario en casa de mi tía, gracias a él pude entender por qué colgó los hábitos y el motivo principal es precisamente el que os he comentado: no podía parar de masturbarse.

, , , , , , ,

VIDEOS RELACIONADOS DE INCESTOS

Esta web es para mayores de edad. Todos y todas las actrices eran mayores de edad a la hora de tomarse las fotos y los videos xxx. Datos legales | 18 U.S.C. § 2257 Statement